Historias Vickyngas

Siempre me gustaron las historias

Mousaka o tinto de verano con tapa? agosto 21, 2007

Filed under: Uncategorized — vickelvi @ 4:29 pm

rimg0052.jpg

6 de Agosto, se inicia el viaje tan deseado: Atenas. Acrópolis y barrio de Plaka. Primera mousaka y alguna pita. Más allá, Santorini, mirando al volcán sumergido. Increíble paisaje desde la habitación. La ventana me recordaba a ese cuadro de Dalí por el que me asomé tantas veces en mi época universitaria, era mi escape.
Santorini es una isla pequeña, el mar se ve desde prácticamente todos los puntos de la isla donde te encuentres, a uno u otro lado. Tiene forma de croissant y se parece un poco a Almería, en lo llano y en lo seco. Las gentes también se parecen, pero son más como el recuerdo de cómo eran mis padres y abuelos.
Elegimos el mejor sitio para nuestra estancia, Oia, al llegar nos dimos cuenta, la isla crece por encima del mar y sobre la montaña colgadas en la ladera cientos de casitas blancas miran al mar. Es de una belleza que te deja sin palabras, parece difícil acostumbrarse a vivir en un lugar tan bello. El atardecer es de esos que se recuerdan toda la vida, el sol se baña literalmente en el mar después de un día de lucir a cuerpo de rey.
La luna llena, la más bonita que vi. Desde Grecia se veía tan bien, tan clara, que aprecié hasta el giro entre sombras, el contorno redondeado sin luz con testura irregular, fue una maravilla.
Las gentes de Atenas son sencillas, trabajadoras, amables aunque no es fácil entenderse, inglés básico y tiramos para delante, pero yo quería saber más sobre sus costumbres y su vida y me vine con las mismas preguntas. Sé que aunque el idioma sea tan diferente, la forma de vida es parecida a la de la costa mediterránea en España. La historia de hace 3000 años quedó allí, aunque no ha dejado huellas visibles de esa sabiduría, tan solo el uso de una lengua tan antigua que ha perdurado con muy pocas modificaciones.
Las cenas en Santorini fueron memorables, aunque el presupuesto era escaso tuvimos opciones para elegir a buen precio. La cerveza local, Mithos, muy buena y la ensalada como en Andalucía, con pocas cosas, tomate, pepino, cebolla, olivas y queso feta como único añadido extraño, pero muy típico allí. Hacen guisos muy parecidos a los de aquí, estofado de verduras, brochetas que allí llaman souvlaki , todo con productos de primera calidad, trabajan con productos muy primarios pero buenísimos. Los tomates, la fruta, el queso, el pan, todo excelente.
Me llevo en el corazón un rinconcito precioso, una librería minúscula en el interior de la montaña, una cueva con las paredes forradas de libros nuevos y usados de todos los tiempos y en todos los idiomas. Yo no tenía ningún libro y buscaba uno, fue una sorpresa enorme encontrar la librería `Atlanthis Book´y además gran variedad de títulos en español para elegir.

Una de las cosas que más me llamó la atención de Atenas y Santorini es que en ambos sitios encontré perros sin amo por todas partes, que pasaban el día durmiendo, por donde ibas te encontrabas perros tirados en cualquier sitio, a veces dentro de una tienda o un bar, y nadie les molesta. Fue raro ver la inactividad de los perros, pasan todo el día durmiendo, tomandose la vida con calma, y salen a husmear cuando se hace de noche. Aquí nunca había visto algo así y allí es tan normal.

Varias mousakas más, cerveza local y alguna que otra ensalada griega más tarde, tuvimos que regresar en un tour interminable por aeropuertos, estaciones de autobús y de metro que han enturbiado un poco el recuerdo tan bonito que nos llevábamos de allí.
De ahí, directamente rumbo Almería que empieza la feria. Hacía varios años que no feriaba, hay que volver porque esto que se vive aquí no se ve todos los días. Sobre todo la feria de mediodía, la ciudad entera se echa a la calle a bailar, comer y cantar a más de 40 grados a la sombra. Pero aquí a uno no le duele nada, solamente tener que marcharse.
Tintito de verano y tapita, así hemos estado desde el jueves que empezamos nuestra feria particular, hasta el domingo que ya no podíamos más.
La feria de la noche también espectacular, sobre todo la visita a los antiguos compañeros del Diario IDEAL, ellos fueron los que me dieron la primera oportunidad en esto de aprender el oficio de periodista. No estaba Juan José Granados, mi maestro, mira que le echó paciencia, me hubiera alegrado saludarle. Si estaba su hermano, Paco Granados, y Angel Iturbide, delegado en Almería del diario. Tengo un pellizquillo en el corazón cuando veo a los antiguos compañeros que siguen en esto, y añoro esos días en que una creía estar en medio de todo viendo como pasaban las cosas en primera fila, aunque no puedo quejarme para nada de la suerte que he tenido al vivir en Valencia y tener los amigos que tengo.
Pero bueno, entre mousaka y tapa, me quedo con la tapa, si se dan prisa todavía llegan!!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s